QUE DEBEMOS SABER SOBRE HERNIAS DE COLUMNA

Las hernias discales son una de las patologías más comunes de la columna. En DWS se operan de forma ambulatoria y con anestesia local, permitiendo que el paciente vuelva rápidamente a su rutina diaria.

 

Hay distintos tipos de hernias discales: cervicales, dorsales y lumbares. El dolor y/o molestias varían dependiendo de la zona de la compresión de la raíz nerviosa. Si comprime en el centro de la duramadre el dolor se localiza fundamentalmente en la zona media, cervical, dorsal o lumbar. Si comprime hacia la derecha o la izquierda, en la zona cervical: los síntomas se irradian hacia hombro, brazo y puede irradiarse hasta los dedos de la mano, dependiendo del nivel lesionado. En la zona lumbar: el dolor se irradiará progresivamente hacia el glúteo y la pierna, en algunos casos puede llegar hasta el dedo gordo del pie. En la zona dorsal: el dolor y molestias se irradian por los nervios que se encuentran en las costillas. Son dolores bastante fuertes y precisos. El canal en la zona dorsal es muy estrecho, por lo tanto la hernia puede producir mielopatía, esto  puede producir anoxia o falta de irrigación de la médula y generar secuelas definitivas.

Cuando vemos en nuestros resultados de los exámenes (resonancias magnéticas, TAC o informes) en los hallazgos mielopatía, y notamos síntomas como mucho reflejo (Hiperreflexia), tropezones al caminar, o problemas urinarios, es importante consultar a un especialista para descomprimir la zona y sacar las hernias.

 

ES COMÚN LA RE-HERNIACIÓN?

En el caso de las hernias lumbares, los estudios dicen que con cirugía tradicional hay desde un 8% a 15% de probabilidad de re-herniación en el mismo lugar, generalmente se producen en los primeros 9 meses, post cirugía.

Prevenir esto es difícil, ya que depende del estado biológico del disco, de su calidad. Si un disco está disminuyendo su vascularización y se está poniendo cada vez más anóxico, es decir 

con menos oxígeno,  se dividen y se fragmentan, y tienen más probabilidad de re-herniar. Por eso cuando operamos en DWS, miramos con el endoscopio el interior del disco buscando fragmentos y los intentamos sacar inmediatamente. Esto podría disminuir el porcentaje de re-herniación en un poco menos que el 8%.

Es difícil prevenir las re-herniaciones porque depende de un factor biológico, pero si el paciente en los primeros meses de su cirugía comienza hacer cargas pesadas o ejercicios intensos, aumenta la probabilidad de que esto suceda.

 

NUESTRAS TÉCNICAS QUIRÚRGICAS

En DWS somos de los pocos centros en el mundo, que logramos descomprimir y extraer las hernias la columna de forma endoscópica. Utilizamos vías endoscópicas transforaminales, que son entre 6 a 8 cm de la línea media de la columna. O utilizamos la vía intralaminar o transfacetaria para las hernias más centrales. En algunos casos se utilizan las dos vías, depende del plan quirúrgico. La cirugía es con antestesia local y monitorieo neurológico, por lo que se reduce enormemente el riesgo de lesiones medulares, que son muy delicadas y en algunos casos definitivas.

 

NUEVAS TECNOLOGÍAS

El ser humano en los últimos años ha aumentado su expectativa de vida, se espera que se llegue a vivir hasta los 100 años. Por otro lado la columna no aguanta tantos años, y comenzarán los síntomas radiculares, donde se ven comprometidas las raíces nerviosas, empeorando la calidad de vida. DWS tiene la filosofía de mejorar la calidad de vida de los pacientes, descomprimiendo las raíces nerviosas de una forma rápida, segura, poco invasiva, que permite volver a la rutina diaria a los pocos días. Este tipo de cirugía permite que personas de edad puedan acceder al tratamiento, por el menor índice de riesgo, así evitamos que vivan con dolor.

 

 

 

 

 

 

Si tienes una hernia discal en la columna, no dudes en contactarnos para que podamos ayudarte!

AGENDA HORA o ENVÍANOS TU CASO

 

Deja un comentario